lunes, diciembre 27, 2010

Sobre Algunos Adioses...


El nuevo libro de Francisco Mouat, de su editorial Lolita Ed., es tan simple y honesto como su propio autor. De no más de 100 páginas los textos son relatos de vida armados a partir de la muerte, o mejor dicho a partir de “partidas”, ya que la desatenta palabra “muerte” es muy pocas veces usada en los textos.

Es un libro sobre la amistad, sobre la familia, sobre los lazos afectivos que se forjan y endurecen a través de momentos, de aquellos detalles simples que reafirman la condición de amigo, de compañero de ruta, de padre, de madre, de hermano, de alumno, de personas a las que sentimos cercanas, a las que reconocemos por aquella sintonía en común que nos conmueve y nos confirma que no es tan ilógica nuestra intención y forma de vivir la vida.

Es un reflejo y un homenaje a la memoria, una invitación a volver a acercar hasta nosotros aquellas fracciones de tiempo en donde supimos valorar la vida más allá de cualquier ajuste material, y dejando de lado las amenazas horrendas que dificultan hasta el vivir más honrado y sencillo. Es la admiración por las personas que a pesar de dificultades intensas, no dejan de asombrarse y jamás permitirán que sus ojos dejen de brillar.

Textos que funcionan como ajustes de cuenta o reconocimiento del mejor y más amable modo, agradeciendo la posibilidad de haber tenido ese contacto estelar, de haber vivido, de haber sobrevivido y de seguir viviendo.

Se reconoce en las historias el lado malo, sin ánimo de denuncia, ni de venganza, ni de rearmar rabias y animosidades negativas, muy por el contrario, poniendo en pie la posibilidad de agradecer la oportunidad de resistir y percibiendo así de mejor modo las vivencias amables.

“Uno deja de vivir cuando ya nadie te recuerda” nos dice Mouat, quien según él mismo trabaja con los materiales de la memoria, y nos revive con cariño la historia del empampado Riquelme, o de Americo Grunwald, detenido en Auschwitz y otros campos de concentración nazi de los cuales sobrevive honroso para situarse nuevamente en la vida con una mirada apasionante y llena de amor.

Hay recuerdos inevitablemente emocionantes, Perec, Bolaño, Onetti, Jorge Peña Hen, Rodrigo Rojas de Negri, pedacitos de historia que remecen el cuerpo y el alma por su potencia emocional sin caer en lagrimones baratos, la vida es cruda y tierna, y acá se exponen ambas caras sin pudor y sin golpes.

Libro tan vivo que hable sobre muertos no había leído, textos llenos de vida, que incitan indiscutiblemente a valorar el movimiento, el conocimiento y la inquietud, el esfuerzo, el atrevimiento y la consecuencia. Relatos que nos afirman, tal como la cita a Navokob, que nuestra existencia es una breve rendija de luz entre dos eternidades de tinieblas, he acá un libro para iluminarnos un buen rato.

6 Comments:

At 7:25 p. m., Anonymous Anónimo said...

te amo!

Ange

 
At 7:25 p. m., Anonymous Anónimo said...

te amo!

Ange

 
At 7:25 p. m., Anonymous Anónimo said...

te amo!

Ange

 
At 2:53 a. m., Blogger vitisa said...

Mmm, esto me recuerda a un libro de poemas que leí hace poco. Pero no creo que haya llegado hasta allí porque salieron pocas tiradas. Se llama "Adioses" y es de un poeta Andaluz.

 
At 5:21 a. m., Blogger Mauricio Fredes said...

Yo tb amor!!.

Vitisa, gracias por tu Visita. Como se llamara el autor del libro q me centas???.

Nos leemos, y felicidades desde acá!!!,

m

 
At 6:28 a. m., Blogger vitisa said...

Felicidades?? por qué? te gustó mi blog??

El libro no sé si está comercializado porque lo repartieron en la presentación y el autor decidió repartirlo entre los presentes.

Pero a mi me encantó, "Los Adioses" de Aguilera Cortés.

Un saludo y gracias por pasarte!

 

Publicar un comentario

<< Home